domingo, 12 de diciembre de 2010

LA GRANJA DE LOS LUNÁTICOS

Para aliviar a la ciudad de Nueva York de la creciente población de enfermos mentales, se decidió construir una institución donde los pacientes pudiesen ser tratados lejos de la ajetreada vida de la ciudad. 

Con este fin comenzó a construirse en 1885 el “Kings Park Lunatic Asylum”, en un entorno rural del condado de Suffolk, que pronto comenzó a ser conocido como “La granja de los lunáticos” porque albergaba a los más peligrosos desequilibrados mentales. Según el testimonio de algunos cuidadores que tuvieron que abandonar el Centro, estos pacientes mostraban un acelerado y misterioso empeoramiento mental entre las paredes de aquella prisión acolchada… Se habló, incluso, sobre casos de canibalismo entre ellos.

El 30 de marzo de 1930, el "treinta y tres treinta" (30/3/30), como llamaron a ese día desde entonces, un fallo de seguridad en aquel lugar provocó la mayor tragedia conocida hasta la fecha: todos los enfermeros, médicos y guardias del centro fueron cruelmente asesinados, y parcialmente devorados. Varias patrullas policiales acudieron al centro, al no observarse actividad en las inmediaciones del edificio pero eran incapaces de controlarlos; su ferocidad y locura iban más allá de lo imaginable. Parecían no sentir dolor, ni miedo, y sesgaron las vidas de todo el que se acercó. Ni siquiera los gases lacrimógenos parecían hacer efecto. Tampoco funcionaban los dardos narcóticos. Parecía como si estuvieran poseídos por algo sobrehumano. Ahora no me cabe la menor duda. Lo estaban.

Sólo la puerta principal del centro retenía a los reclusos, que campaban a sus anchas por el interior. Dicen que, aún estando en un lugar alejado de la ciudad, por las noches se escuchaban sus gritos: gemidos desgarradores, inhumanos, que sonaban con una fuerza y rabia fuera de lo común. 

Fueron sacrificados como animales, ante la imposibilidad de retenerlos de otro modo. 

Me pareció adecuado utilizar mis conocimientos de alquimia para trasladar a mi Viejo Caserón a algunos de esos reclusos…ya desde el más allá. El pabellón 315 me pareció el ideal: ese era el lugar en el que estaban los lunáticos más peligrosos… y donde empezaron los asesinatos…y el canibalismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios